| 
  • If you are citizen of an European Union member nation, you may not use this service unless you are at least 16 years old.

  • Stop wasting time looking for files and revisions. Connect your Gmail, DriveDropbox, and Slack accounts and in less than 2 minutes, Dokkio will automatically organize all your file attachments. Learn more and claim your free account.

View
 

Fundamentos

Page history last edited by javierzarzuela@... 10 years, 2 months ago

 

Acceso a CIRCULOS DE ESTUDIO DE PERMACULTURA

 

 

 

Los Fundamentos Filosóficos: la PERMACULTURA (artículo)

(gracias a Doly García por la traducción)

 

 

Una de las fundaciones principales del concepto de Transición es la permacultura.

 

La permacultura es algo notablemente difícil de explicar en una sola frase: resiste una definición espontánea que permita formar una imagen mental exacta.

 

En esencia, es un sistema de diseño para crear asentamientos humanos sostenibles.

 

Cuando estemos diseñando la transición que nuestros asentamientos y comunidades tendrán que llevar a cabo inevitablemente, necesitamos una plantilla de diseño con la que podamos ensamblar con éxito sus distintos componentes – sociales, económicos, culturales y técnicos – de la manera más eficiente posible.

 

La permacultura se puede considerar como el “pegamento” del diseño y la fundación ética que usamos para apuntalar el trabajo de Transición, para unir todos los elementos de un asentamiento después del pico del petróleo.

 

La razón por la que la gente con conocimiento previo de permacultura tiende a entender el concepto de Transición antes que la mayoría de los demás es porque se basa en los principios de diseño de la permacultura.

 

He pasado los últimos diez años enseñando permacultura, y su ética y principios son el fundamento de mi pensamiento.

 

La permacultura se concibió originalmente en los años setenta en los tiempos de la primera crisis del petróleo, como una “agricultura permanente”, alejándose de las cosechas anuales y monocultivos en agricultura, y proponiendo un sistema de muchos niveles que hace uso de árboles productivos y útiles y plantas vivaces.

 

Su enfoque en sistemas agrícolas pronto se amplió, al hacerse claro que la sostenibilidad en términos de comida no puede suceder en aislamiento del espectro de otros elementos que forman la sociedad – economía, construcción, energía, etc.

 

El término “permacultura” se empezó a ver como una contracción de “cultura permanente”, siendo acerca de la creación de una cultura de permanencia.

 

Su exposición temprana más completa, “Permacultura: manual del diseñador” de Hill Mollison era, en efecto, un manual para la reparación de la Tierra, un trabajo sorprendentemente amplio, ambicioso y enciclopédico que ofrecía al lector un juego de herramientas para la restauración de la Tierra.

 

Durante los siguientes quince años la permacultura, al menos en el pensamiento de la mayoría de la gente (a pesar de crecer masivamente e inspirar y apuntalar miles de proyectos alrededor del mundo), se convirtió en algo que muchos percibían como una forma rara de jardinería que usaba neumáticos y plantas poco conocidas, que probablemente nadie querría sentarse con uno de ésos para cenar.

 

En el año 2002, David Holmgren, el co-originador del concepto, publicó “Permacultura: Principios y caminos más allá de la sostenibilidad”, que volvió a poner la permacultura en el mapa como una ciencia de diseño radical, y redefinía los principios de la permacultura como los principios que se necesitarán para apuntalar el mundo después del pico del petróleo.

 

Cuando me enteré del pico del petróleo, mi primera respuesta instintiva fue usar los principios de la permacultura para formular una respuesta.

 

Me pareció que el movimiento del que era aficionado y una parte, estaba todavía a un punto tan retrasado en su desarrollo en términos de su prominencia en la conciencia nacional, y la necesidad de sus ideas para informar una transformación social a gran escala tan grande, que necesitábamos empujar las cosas a lo bestia.

 

Empecé a preguntarme por qué.

 

Entonces encontré un artículo excelente y lleno de ideas de Eric Stewart, en el que escribió:

 

“Me parece que la permacultura acoge dos impulsos virtualmente polares: uno implica retirarse de la sociedad; el otro implica trabajar para la transformación de la sociedad.

 

Mientras que se puede presentar el argumento de que retirarse de la sociedad representa una acción que transforma la sociedad, creo que hay un desequilibrio dentro de la manifestación cultural de la permacultura que ha favorecido el aislamiento sobre la interacción.

 

El cambio cultural que necesitamos depende de aumentar la interacción para aumentar la disponibilidad de los recursos que ofrece la permacultura.”

 

Esto dio en el clavo para mí.

 

La permacultura es un movimiento que ofrece, según Holmgren redefinió, el sistema de diseño y la fundación filosófica de una sociedad después del pico del petróleo, pero al mismo tiempo, según Stewart, a menudo es culpable de mantenerse a distancia de esa sociedad.

 

El pico del petróleo, para mí, es una llamada a los carpinteros y los silleros de los bosques, los horticultores y los fruteros en las brumosas calles rurales, los instaladores de molinos de viento a pequeña escala en las montañas ventosas, que traigan todas las maravillosas habilidades que han acumulado, las ideas que han obtenido a través de años de práctica y contemplación, que vuelvan a donde las masas están empezando a darse cuenta de que las cosas no son como deben.

 

Es una llamada para aprender nuevas maneras de comunicarse con la mayoría, con una ética de servicio, para buscar atraer a otros a una escala sin precedentes.

 

La propuesta de Transición es, espero, una en la que los principios de la permacultura están implícitos, no explícitos.

 

Es mi intento de sortear el hecho de que la permacultura es un concepto que es muy difícil de explicar a una persona en un bar que te pregunta lo que significa, si no tienes un rotafolio y rotuladores y quince minutos para dibujar pollos, estanques e invernaderos.

 

Los principios de la permacultura apuntalan esta propuesta, que está diseñada para que sus conceptos los entienda la mayoría, presentándolos como fundamentales para cualquier respuesta al descenso energético.

 

Pero de alguna manera el concepto de Transición es más fácil de explicar, dejando más tiempo para otras conversaciones.

 

Así que, si tiene conocimiento previo de permacultura, y algo de esto resulta familiar, es por eso.

 

 

 


 

 

 

El concepto de Transición

 

¿Qué es en realidad una “Iniciativa de Transición”?

 

El término inicial usado para describir este concepto era “Ciudades en Transición”, pero desde entonces se ha vuelto bastante irrelevante, dado que ahora estamos hablando de municipios, valles, penínsulas, códigos postales, pueblos, aldeas e islas en transición…

 

Así que Iniciativas de Transición parece ser el mejor término general.

 

Las Iniciativas de Transición son una propuesta emergente y en evolución de sostenibilidad al nivel de la comunidad, que está empezando a aparecer en comunidades por todo el país. Son, para emplear un término inventado por Jeremy Leggett, “microcosmos escalables de esperanza”.

 

La idea comenzó con el Plan de Acción para el Descenso Energético de Kinsale en Irlanda, y desde entonces se ha extendido a comunidades por todo el Reino Unido y más allá.

 

 

Las Iniciativas de Transición se basan en cuatro supuestos básicos:

 

1) Que es inevitable vivir con un consumo de energía mucho más bajo, y que es mejor planear para esto que ser cogido por sorpresa.

 

2) Que nuestras comunidades y asentamientos actualmente carecen de robustez para permitirles capear los severos choques energéticos que acompañarán al pico del petróleo.

 

3) Que tenemos que actuar colectivamente, y tenemos que actuar ahora.

 

4) Que liberando el genio colectivo de aquellos a nuestro alrededor para diseñar creativa y proactivamente nuestro descenso energético, podemos construir formas de vida que están más conectadas, más enriquecedoras y que reconocen los límites biológicos del planeta.

 

El futuro con menos petróleo podría ser, si se aplica pensamiento y diseño suficiente por adelantado, preferible al presente.

 

No hay ninguna razón por la que un futuro más bajo en energía y más robusto tenga que tener una calidad de vida más baja que el presente.

 

De hecho, un futuro con una economía local revitalizada tendría muchas ventajas sobre el presente, incluyendo una población más feliz y menos estresada, un medio ambiente mejorado y mayor estabilidad.

De hecho alguna concienciación de esto está empezando a aparecer a nivel gubernamental, en Australia por lo menos.

 

Andrew McNamara, el ministro de Queensland de Sostenibilidad, Cambio Climático e Innovación dijo recientemente:

 

“No hay ninguna duda de que las soluciones locales a nivel de la comunidad serán esenciales.

 

Ahí es donde el gobierno ciertamente tendrá un papel que jugar en asistir y animar redes locales, que pueden asistir con abastecimiento local de comida y combustible y agua y trabajos y las cosas que necesitamos de las tiendas…

 

“Veremos una relocalización de la manera en la que vivimos que nos recordará no al siglo pasado, sino al anterior.

 

Y eso no es una mala cosa.

 

Sin duda una de las respuestas más baratas que será muy efectiva es promover el consumo local, la producción local y la distribución local.

 

Y hay efectos secundarios positivos de esto en términos de llegar a conocer mejor nuestras comunidades.

 

Hay beneficios humanos y comunitarios en las redes locales que estoy esperando ver crecer.”

 

Cómo se explora y desarrolla esto en la práctica será diferente en cada lugar: más que ofrecer soluciones prescriptivas, las Iniciativas de Transición intentan actuar como catalizadores para una comunidad para explorar y descubrir sus propias respuestas.

 

Concentran la mente colectiva en los aspectos prácticos del descenso energético que un número en aumento de comentaristas defiende que será el resultado inevitable de tanto el pico del petróleo como el cambio climático.

 

Las Iniciativas de Transición intentan crear comunidades que sean robustas; esto es, más capaces que soportar choques del exterior, sean por el cambio climático, problemas de seguridad energética, o precios de combustible en aumento.

 

Más que ser tan sólo un ejercicio intelectual, exploran los aspectos prácticos de la relocalización consciente de un asentamiento; para parafrasear a David Holmgren (hablando de permacultura, pero lo mismo es verdad en este contexto), las Iniciativas de Transición son “la aceptación positiva y de todo corazón del descenso energético, no sólo como la realidad inevitable sino también como la deseada.”

Dado que el petróleo y el gas natural son recursos en vías de agotamiento, y que necesitamos urgentemente cortes extremos de las emisiones de CO2, incluso hasta el punto de que nuestras vidas diarias secuestren más dióxido de carbono del que producen, las Iniciativas de Transición preguntan:

 

¿Qué aspecto tendría en realidad un mundo como ése?

 

¿Cómo viviríamos?

 

¿De dónde vendría nuestra comida?

 

¿Qué oiríamos cuando abriésemos la ventana por la mañana?

 

transTowns1

 

El proceso de Transición ofrece una propuesta positiva, enfocada en las soluciones, que une los varios elementos de una comunidad para enfrentarse a este desafío común y ve buena parte de la solución como algo que viene de detro, a través de un proceso de descubrir lo que ya está ahí, más que mediante expertos y consultores que vengan del exterior.

 

En la tabla de abajo intento distinguir cómo la propuesta de Transición se diferencia de las propuestas más convencionales de los grupos medioambientales, poniendo el robustecimiento como uno de los objetivos principales.

 

Soy consciente de que en la columna “Grupos medioambientales convencionales” he construido, hasta cierto punto, un hombre de paja, tan generalizado que bordea el estereotipo, pero creo que este proceso es importante, esencial para distinguir la base particular en la que se funda la propuesta de Transición.

 

 

Grupos medioambientales convencionales
Propuesta de Transición
Comportamiento individual
Comportamiento grupal
Un solo tema
Holística
Herramientas: grupos de presión, campañas y protestas
Herramientas: participación pública, eco-psicología, arte, cultura y educación creativa
Desarrollo sostenible
Resiliencia/relocalización
Miedo, culpa y choque como motores de acción
Esperanza, optimismo y proactividad como motores de acción
Cambiar la política nacional e internacional mediante grupos de presión
Cambiar la política nacional e internacional haciéndolas elegibles
El hombre de la calle es el problema
El hombre de la calle es la solución
Campañas generales
Intervenciones específicas
Un sólo nivel de compromiso
Compromiso a una variedad de niveles
Prescriptivos – proponen sus propias respuestas
Actúa como catalizador – no hay respuestas fijas
Cálculo del impacto del dióxido de carbono
Cálculo del impacto del dióxido de carbono e indicadores de resiliencia
Creencia de que el crecimiento económico es todavía posible, aunque un crecimiento más verde
Diseño para un renacimiento económico, aunque local

 

 

 

 

Translated from: the Transition Handbook by Rob Hopkins Date: 17-June-08

Website: http://transitionnetwork.org All rights reserved

Blog: http://transitionculture.org

Translated by: Doly García (lu_si_na@yahoo.com)

Comments (0)

You don't have permission to comment on this page.