| 
  • If you are citizen of an European Union member nation, you may not use this service unless you are at least 16 years old.

  • Stop wasting time looking for files and revisions. Connect your Gmail, DriveDropbox, and Slack accounts and in less than 2 minutes, Dokkio will automatically organize all your file attachments. Learn more and claim your free account.

View
 

PreparandonosParaGranImpacto

Page history last edited by Sergio ANP 11 years, 4 months ago

Transición: preparándonos para el gran impacto

(gracias a Carme y Feidy por la traducción)

 

El cambio climático se nos echa encima y el petróleo se está agotando. ¿Se están acercando, de verdad, días oscuros para la humanidad? Si así fuera, un ejército creciente de héroes locales está decidido a convertirlo en nuestro mejor momento.

En Sandpoint, Idaho - lugar de nacimiento de Sarah Palin, aunque ella no lo aprobaría – los residentes han preparado el jardín comunitario para hacer frente a su primer invierno y hay planes en curso para una planta local de biomasa.

  

En Bell, un distrito de Geelong, Victoria, Australia, están construyendo, en otros jardines, hornos de leña para pizzas y han negociado descuentos para comprar al por mayor, para los residentes locales, equipos de energía solar. También han plantado más de 150 árboles con intención de convertirse en "el área de frutales y nogales de Geelong ".

 

Considerados de forma aislada, estos bienintencionados esfuerzos comunitarios son elogiables, aunque todavía resulten insignificantes. Sin embargo Sandpoint y Bell son dos ejemplos de algo mucho mayor: las Iniciativas de Transición, un movimiento surgido hace apenas dos años que proclama tener la respuesta para una vida sostenible en un mundo sin petróleo.

 

En unas 700 ciudades y pueblos de todo el mundo, la Transición está en marcha, y a esta cifra se suman más comunidades cada día. La mayoría de grupos están en la fase de "deliberación" - hablan de Transición para conseguir engranarse a estos movimientos - pero ya hay 114 que lo han anunciado públicamente o que ya han empezado. 

 

Entre los que ya han empezado, 83 se encuentran en el Reino Unido, donde además hay 486 "en deliberación". En Lewes, en East Sussex, acaban de lanzar su propia moneda, la libra de Lewes, en un esfuerzo que pretende conseguir que los ciudadanos rechacen Tesco [cadena de supermercados] y gasten su dinero en los comercios que sean propiamente locales.

 

Todos los 8.500 billetes de 1 Libra, que muestran en el reverso una hermosa imagen del castillo de Lewes, se agotaron en 24 horas. El proyecto se vio un tanto disminuido a partir del momento en que los especuladores colgaron los billetes, para venderlos, en eBay.  

 

En su lanzamiento en Brixton (sur de Londres), la Iniciativa de Transición arrastró a 300 personas al ayuntamiento de Lambeth Town. Con caldo vegetariano como único combustible y debidamente protegidos por sus cascos y chalecos reflectantes, se dirigieron hacia allí a escuchar. "Este es un momento histórico", dijo desde el escenario el coordinador Ben Brangwyn: "Quizás dentro de algunos años la gente se preguntarán los unos a los otros: ¿estuviste allí?" Unas filas de asientos por debajo de mí, una mujer aullaba suavemente en señal de aprobación.

 

Incluso Ambridge, como los oyentes de "The Archers" [un programa de radio muy popular de la BBC] sabrán, ha jugado con la idea de la Transición. Ahora, dicen sus defensores, es la hora de que empecemos a pensar en ella nosotros mismos, porque podría hacer nuestro futuro mucho más confortable.

 

"En todos los aspectos - cada hora que paso despierto - esto ha tomado completamente el control sobre mi vida", dice Rob Hopkins, el inglés que comenzó todo esto y cuyo texto fundamental "El Manual de la Transición" (impreso en Cornualles en papel reciclado, 15.000 copias vendidas desde mayo) está convirtiendo a muchísimos muy rápidamente.

 

Hopkins era un profesor en un "college" en Kinsale, (en el condado de Cork, Irlanda) cuando vio por primera vez el documental "The End of Suburbia" (El Fin de los Suburbios [Barrios Residenciales]), un documental sobre la noción del "peak oil" (cénit del petróleo). Dicho de manera sencilla, mientras que la oferta de petróleo mundial es finita, la demanda de éste crece continuamente y, en un momento todavía indeterminado pero que algunos creen que ya se ha alcanzado, la demanda superará a la oferta. No habrá suficente petróleo para todo, así que tendremos que pagar mucho más por lo que queda, o aprender a subsistir sin él. Como Hopkins dice en su libro: "El cambio climático dice que deberíamos cambiar, el cénit del petróleo dice que nos veremos obligados a cambiar." 

 

Desde que el primer pozo fue perforado por Edwin Deakin hace 159 años en Pensilvania, el petróleo ha revolucionado nuestras vidas. Tu cepillo de dientes está hecho de petróleo, el coche y los vuelos de easyJet se mueven con petróleo y la comida barata de Gran Bretaña y el resto del mundo se reparten desde la granja o la factoría a tu supermercado más próximo. Sin petróleo, se dio cuenta Hopkins, Kinsale tendría que ser un lugar muy diferente. Así que, ayudado por sus alumnos, ideó algo llamado "Plan para el Descenso Energético", una serie de medidas que la ciudad podría implementar para anticiparse al declive del suministro de petróleo. Entonces la ciudad tuvo un "momento eureka" y las adoptó como su política.

 

La clave para que tu ciudad sobreviva o prospere después del cénit del petróleo, mantiene Hopkins, es lo que los "transicionistas" denominan "resiliencia" ["resilience" en inglés, algo parecido a "robustez"] y definen como "la capacidad para funcionar indefinidamente y vivir dentro de sus límites, y su capacidad para prosperar como consecuencia de actuar así".

 

Para llegar a ser "resiliente", un pueblo o una ciudad pequeña o grande, necesita poder sostenerse en sus propios recursos tanto como sea posible: cuanta más comida, energía y otras necesidades puedas producir en tu área, menos dependes de las importaciones. Hopkins define la esencia de la Transición como la idea de que "el futuro con menos petróleo podría ser preferible al presente, pero sólo si se emplea la suficiente creatividad e imaginación en un momento suficientemente temprano en el diseño de dicha transición".

 

También es obstinadamente positivo ante la perspectiva de un Armagedón y muy severo con los que no lo son: "El movimiento ecologista ha sido tremendamente iluso durante 40 años asumiendo que la manera de hacer que la gente cambie es proporcionarles información deprimente y alarmante", dice Hopkins. "Seguir ese enfoque lo único que consigue es crear apatía, o alimentar una sensación de impotencia. En este momento de la Historia lo último que necesita la gente es sentirse impotente".

 

Hopkins se mudó a Devon y, en Septiembre de 2006, inició Transición Totnes, la primera iniciativa de transición del mundo. Desde entonces, los monitores de Transición Totnes Naresh Giangrande y Sophy Banks han impartido su curso de 3 días a más de 400 personas, algunas veces en Totnes pero más a menudo en las ciudades de sus voluntariosos alumnos. Este mes Giangrande irá a EEUU a dar una gira de 4 meses para entrenar aún a más gente y afirma que "No nos sería posible entrenar a todos los que quieren recibir el curso, así que vamos a empezar por formar a los monitores".

 

Pese a su alcance global, el movimiento de la Transición tiene una sede muy modesta: un puñado de habitaciones que amenazan ruina encima de una óptica. A pesar de su reputación, la población de Totnes no consiste únicamente en hippies de clase media. Sí, hay muchos outlets de cristal de roca (oferta de crisis financiera: amatistas a mitad de precio) y una notable profusión de ponchos, "dreadlocks", furgonetas Volkswagen y todo eso. Como estamos en Devon, también abundan los ancianos vestidos de beige, teterías con jugosos pasteles y, cuando llega la noche, jóvenes atruenan de arriba a abajo por la calle comercial en ropa de deporte y coches con el motor trucado. Lou Brown, de Transición Totnes calcula que hay casi 200 personas "realmente involucradas", mientras que los eventos del grupo atraen a muchas más. "Debe haber alguien que no haya oído hablar de nosotros", afirma, "los grupos ecologistas rara vez llegan a todo el mundo".

 

Ciertamente hay mucho tráfico en la ciudad. Hopkins, de 38 años, menciona a un reciente peregrino que llegó, sin previo aviso, desde Alemania: "Dijo que había venido hasta Totnes esperando encontrar un eco-Shangri-La y que estaba horrorizado al ver que aún teníamos coches". Pero aunque la dependencia del motor de combustión interna persiste en Totnes por el momento, la Transición está cambiando las cosas. Entre los primeros éxitos aparece un programa para compartir jardines: aquellos con jardines que no cultivan se asocian con personas sin jardín pero que quieren producir alimentos y ambas partes comparten los productos. La Guía de Alimentos de Totnes es un exhaustivo directorio de productores de alimentos en un radio de 5 millas de la ciudad: compra tu comida de estos productores y estarás minimizando el uso de petróleo. Un programa con un sobrenombre épico, La Gran Re-Capacitación, te enseña a fabricar tu propia pintura, tejer con materiales reciclados, dominar el uso de la escayola y hacer pacas de paja. Y una campaña para plantar nogales (que aparentemente producen de 7 a 11 toneladas de carbohidratos por hectárea) alrededor de la ciudad ha ido bien, aunque los primeros plantones sufrieron vandalismo ("el error fue plantarlos cerca de donde los adolescentes se juntan para emborracharse", afirma Hopkins).

 

La anécdota más conocida de la Transición, la moneda local, surgió cuando Hopkins vio una antigua libra de Totnes enmarcada en una pared: "pensé, ¿qué pasaría si imprimiésemos 300 como esta? La idea consiste en que si compras en las cadenas de tiendas con el dinero habitual, al cerrar esas tiendas el 80% del dinero (según New Economics Foundation) sale de tu ciudad. Si compras en un establecimiento local, esa proporción se invierte, el 80% del dinero se queda en la economía local y sólo un 20% sale fuera. Una moneda que no puede salir físicamente de la ciudad es una herramienta muy poderosa para que eso suceda". Diez mil libras de Totnes están en circulación y unos 70 negocios, desde "Roly's Fudge Pantry" hasta "Stoned Jewellers" anuncian que aceptan la moneda. Lewes ha imitado la iniciativa y hay planes para lanzar el "ladrillo de Brixton".

 

Las primeras iniciativas para elevar la resiliencia de Totnes son fáciles de conseguir. Otras, como programas de compartir coches, requerirán más tiempo: "Si quieres establecer una compañía eléctrica de propiedad y gestión local que se conecte a aerogeneradores situados en las afueras de la ciudad, cuando hayas conseguido la licencia, financiación y creado la empresa habrán pasado probablemente 7 años", afirma Hopkins.

 

La Iniciativa de Transición parece a veces una bienintencionada versión del siglo XXI de "The Good Life" ["La buena vida", una comedia americana de los años 70]. De momento hay más palabras que obras (la mayoría de los grupos de varios países con los que he contactado están todavía en la fase de planificación). Poco a poco, sin embargo, personas más poderosas van tomando nota. El gobierno local del distrito de South Sommerset ha apoyado el movimiento, declarando su intención de convertirse en el primer "distrito en transición" del mundo. Este mes un fondo gubernamental de Escocia para el cambio climático otorgó  184.000 libras a un grupo de Transición en Moray y, sorprendentemente, El Manual de la Transición se situó en la quinta posición (junto a la autobiografía de Barak Obama y lo último de Robert Harris y John Prescott: "My Strory: Pulling No Punches") en una encuesta de Waterstone [una cadena de librerías británica] sobre las lecturas de verano de los diputados del Parlamento británico.

 

El concepto del cénit del petróleo, como el del cambio climático, fue ampliamente despreciado al principio, pero está ganando verosimilitud poco a poco. La semana pasada la Agencia Internacional de la Energía (AIE) estimó que para compensar el agotamiento de los yacimientos petrolíferos existentes y atender a una proyección del aumento de la demanda mundial desde los 85 millones de barriles al día en 2008 hasta los 106 millones en 2030, el mundo tendría que encontrar el petróleo equivalente a la producción de 10 Arabias Saudíes. NobuoTanaka, director ejecutivo de la AIE, afirmó: "Las tendencias actuales de la oferta de energía y su consumo son evidentemente insostenibles medioambiental, económica y socialmente. Estas tendencias pueden y deben ser alteradas". Parece una línea extraída del Manual de la Transición.

 

Entre 1939 y 1944, las importaciones de alimentos del Reino Unido se redujeron a la mitad y la nación respondió doblando la producción doméstica de alimentos. El cénit del petróleo no concentra el imaginario popular de la misma forma que lo hizo Hitler, pero al menos los transicionistas estarán preparados cuando, como predicen, ocurra una crisis energética. 

 

En Hervey Bay, en Queensland, Australia, la gente ha empezado a prepararse en Junio. Su dieta baja en carbono ha comenzado, se han reunido con Anna Bligh, la "premier" del Estado, y están estudiando un informe del gobierno de Queensland titulado "Hacia la resiliencia del petróleo". Se van a plantar árboles "Bush Tucker" [nombre genérico que se da a las plantas que utilizan los aborígenes para subsistir en la naturaleza] alrededor de la ciudad. Maggie Johns, una transicionista de Hervey Bay, me envió por correo electrónico este comentario: "Antes, todo parecía inútil. ¿Para qué podía servir cambiar unas pocas bombillas? ¡Por el amor de Dios, hay barreras de hielo resquebrajándose! Pero cuando sabes que más y más ciudades se están uniendo en internet al movimiento de transición y cada una de ellas tiene un ejército de dedicados voluntarios, parece mucho más factible."

 


 

Fuente: , 17 de noviembre de 2008

Texto original: http://women.timesonline.co.uk/tol/life_and_style/women/the_way_we_live/article5158241.ece

Proceso de traducción: http://tradusos.pbworks.com/Art2

 

 

Comments (0)

You don't have permission to comment on this page.